lunes, 21 de mayo de 2018

Artículo 155: ¿Un duelo a garrotazos?

Previo requerimiento del Gobierno de España al Sr Carles Puigdemont, Presidente entonces de la Comunidad Autónoma de Cataluña, y con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, el Gobierno del PP, entendiendo que se estaban saltando las obligaciones constitucionales y que se estaba atentando gravemente al interés general de España, adoptó las medidas correspondientes para obligar a respetar el marco legislativo de la Constitución Española de 1978, con el fin de proteger el interés general.


El nuevo presidente de Cataluña, el Sr Quim Torra, tras su elección por el parlamento catalán, y sin haber tomado posesión de su cargo, fue a Berlín a darle cuenta al que él y los partidos independentistas consideran el "president", es decir, a Carles Puigdemont - que anda como prófugo fuera de España-. Supuestamente, recibido el "placet", el Sr. Quim Torra, el 17 de mayo del presente 2018, tomó posesión acompañado por el Presidente del Parlamento Catalán pero sin la presencia de ninguna autoridad del Gobierno del Estado de España, ni tan siquiera al menos el Delegado del Gobierno en Cataluña, quizás porque el discurso del nuevo "president" fue recibido como un gran bastonazo de réplica a la aplicación del 155. Seguimos, pues, con los bastonazos fratricidas, que ya plasmara hace casi un siglo el gran pintor Goya.




Francisco de Goya, óleo sobre revoco, trasladado a lienzo, 123 x 266 cm, Museo del Prado ( Fuente Wikipedia: Duelo a garrotazos).

En la mencionada referencia, se dice entre otras cosas lo siguiente, que se transcribe tal cual:

"Esta pintura ha sido vista desde su creación (1819-1823) como la lucha fratricida entre españoles; en época de Goya las posiciones enfrentadas eran las de liberales y absolutistas. El cuadro fue pintado en la época del Trienio Liberal y del ajusticiamiento de Riego por parte de Fernando VII, dando lugar al exilio de los afrancesados, entre los que se contó el propio pintor. Por esta razón el cuadro prefigura la lucha entre las Dos Españas que se prolonga en el siglo XIX entre progresistas y moderados, y en general en las posturas antagónicas que desembocaron en la Guerra Civil Española".

¿Qué pensar ahora cuando se pretende formar un gobierno con personas que están en prisión preventiva?

Dice un profesor, catedrático de Filosofía del Derecho en la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, Ramón Luis Soriano, que el artículo 155 tiene plazo de caducidad con la toma de posesión del nuevo Gobierno catalán, pero no antes, no a partir del momento de la toma de posesión del nuevo "President". ¿Por qué? Por el Acuerdo del Gobierno enviado a la aprobación del Senado: "Las medidas tomadas en este Acuerdo se mantendrán vigentes y serán de aplicación hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno de la Generalitat (BOE de 17 de octubre de 2017). Ahora, pues, "bastonazo" del poder ejecutivo con no publicar en el Boja el intento de golpear del President... Sin embargo, la excepcionalidad jurídica del 155 parece que debería levantarse en la Comunidad Autónoma de Cataluña, respetando los derechos políticos de formar gobierno. Sólo con hechos contrarios a la Constitución y al interés general podría promoverse de nuevo el art. 155. Entonces, ya prácticamente ahora, seguiríamos en un diálogo de sordos, sin acometer la conveniente, urgente y necesaria reforma constitucional y su sistema territorial en un horizonte de Res Publica Federal.


El 20 de noviembre, 2017, en "Un informe de expertos sobre la urgencia de la reforma constitucional", el profesor Eliseo Aja, catedrático de Derecho Constitucional en la UB, concluía lo siguiente:
"En la historia de España existe una maldición: a diferencia de los países europeos, ninguna Constitución ha sido reformada; todas han acabado por un golpe de Estado o con una revolución. Ya va siendo hora de que aprendamos a reformarla, conservando los aspectos que funcionan bien y modificando aquellos que lo necesitan".


¿Será posible columbrar el horizonte federal para la paz duradera y evitar para siempre el "duelo a garrotazos"?

jueves, 10 de mayo de 2018

Sobre el IX Coloquio de Historia del Pensamiento Geográfico

          Esta imagen que incorporo, ilustra en  Google internet el titular: IX Coloquio de Historia del Pensamiento Geográfico
(ver  www.ub.edu/gehc/es/noticias/458-ix-coloquio-de-historia-del-pensamiento-geografico)



          He tenido noticia de este interesante coloquio, gracias a un amigo de estudios, el catedrático Juan Francisco Ojeda que, junto con el geógrafo, profesor Joan Tort i Donada de la Universitat de Barcelona, me han invitado a participar en una reflexión conjunta a partir de su interrogante: "¿Un proyecto para España?"

Transcribo literalmente la referencia resumen encontrada en Google, que dice lo siguiente:

          "Del 14 al 16 de junio de 2018 se celebrará en el Centro El Teular (sede universitaria de Cocentaina de la Universidad de Alicante), el IX Coloquio de Historia del Pensamiento Geográfico organizado por el Grupo de Trabajo de Historia del Pensamiento Geográfico de la Asociación de Geógrafos Españoles (AGE).
En esta ocasión el lema es De la Geohistoria a la Geopolítica. La organización del territorio como reto geográfico, que quiere reivindicar el papel de la Geografía como disciplina en el debate del modelo territorial en España en el marco de 40 años de Estado autonómico y la actual crisis democrática.
El coloquio se estructura en tres ejes:
  1. Territorialidad y frontera: Territorios reales - territoriOs imaginados; territorios creados - territorios olvidados
  2. Opciones para una nueva solidaridad posmaterial: cohesión y cultura del pacto
  3. Opciones para un modelo territorial español: metodologías posibles"

          Mi aportación personal se ha limitado inicialmente a un apartado de la reflexión del tercer eje sobre el dilema europeo de España y el imprescindible sentido contractual o de pacto en este devenir de nuestra realidad histórica. No obstante, entiendo que es de suma actualidad abordar las cuestiones relativas a territorialidad y frontera (sin obviar el tema migratorio, siempre sangrante), así como las posibles opciones para una renovada solidaridad.

          En vistas al mencionado coloquio, el grupo que formamos Senatus Trianae, en Sevilla, hemos tenido un intercambio y hemos publicado en el blog correspondiente una entrada que lleva por título: "En vistas al IX Coloquio de Historia del Pensamiento Geográfico". Nosotros no somos geógrafos pero sí nos atrevemos a pensar por nosotros mismo, desde la Historia, la Economía, la Administración Pública, la Filosofía del Derecho y la Política.

          Me parece que coincidimos en que cabe un nuevo proyecto y consenso para España sin  romper el consenso de paz alcanzado en 1978 -que se ha mantenido durante casi cuarenta años, algo singular en nuestra realidad histórica-.

          Desde mi punto de vista, además, no sólo hay que ver y analizar lo hecho sino también columbrar lo que queda por hacer y se pueda llevar a cabo para mejorar el bienestar de las comunidades, de las sociedades, de los pueblos y de la Comunidad Humana en su conjunto. Entiendo que, en este sentido, el opúsculo de Kant: La paz perpetua puede ser un referente a modo de hoja de ruta.

         

sábado, 28 de abril de 2018

COREA: POR LA PAZ PERPETUA


               Recientes noticias contra las finanzas terroristas, la búsqueda de pactos internacionales y las nuevas relaciones entre las dos Coreas que siembran la normalización entre el Sur y el Norte, con el símbolo del árbol para una paz permanente, traen a la memoria los seis artículos preliminares para una paz perpetua entre los Estados, que Immanuel Kant formulara como desideratum de su Filosofía Práctica o Filosofía Política (ver La paz perpetua, Alianza, Madrid, 2002, 2016, cuyo título en alemán se remonta a 1795).


 Resultado de imagen de corea del norte y del sur mapa

                Supuesto que la condición previa para una paz duradera es finalizar con una guerra o con situaciones de guerra, los artículos preliminares son los siguientes:

                1.- “No debe considerarse válido ningún tratado de paz que se haya firmado con alguna reserva secreta sobre alguna causa para una futura guerra” (pág. 71 de la obra citada).

                2.- “Ningún Estado independiente podrá ser adquirido por otro mediante herencia, permuta, compra o donación –sin importar que sea grande o pequeño-.” ¿Por qué? Porque un Estado no es un patrimonio sino una sociedad de personas (y no sólo de hombres) sobre la que nadie más que ella misma tiene que mandar y disponer (pág. 73).

                3.- “Los ejércitos permanentes (miles perpetuus) deben desaparecer totalmente con el tiempo” (págs. 75 y 76). Avanzar hacia una completa desnuclearización es un ejemplo a seguir por parte de las grandes potencias bélicas. Invertir en infraestructuras y servicios y en el fomento de la economía no es sospechoso pero invertir en la carrera armamentística es peligrosísimo en las relaciones internacionales. En este sentido, pues,

                4.- “No debe emitirse deuda pública en relación con los asuntos de política exterior” (pág. 76). Además,

                5.- “Ningún Estado debe inmiscuirse en la constitución y gobierno de otro de forma violenta” (pág. 77). Los denominados Estados fallidos, los Estados sin Leyes, y las propias luchas intestinas o el fomento de las hostilidades, dan pie en múltiples lugares y circunstancias a golpes de Estado, sediciones, e injerencias de potencias externas. Sin embargo, son los propios Estados (como sociedad de personas racionales) los que deben solucionar sus debilidades, corrupciones, hostilidades y luchas intestinas o internas, pues la injerencia de potencias extranjeras (sin duda interesadas) no hacen sino alargar o posponer los problemas, además de violar los derechos de un pueblo soberano, con lo que no se resuelve la enfermedad social que se padece.

                6.- “Ningún Estado en guerra con otro debe permitirse actos de hostilidad que hagan imposible la confianza mutua en una paz futura…” (pág. 78). De hecho, en una guerra de exterminio puede provocar la desaparición de ambas partes y, con ella, o la desaparición total del Derecho o la imposición del derecho de la fuerza de los vencedores sobre los derrotados y vencidos y humillados.

                Concluyendo: la ostentación del poder económico y el poderío armamentístico para intervenir en hostilidades nacionales e internacionales o provocar, fomentar o hacer la guerra, es el gran obstáculo para lograr la paz perpetua.

                Quien lo pueda entender que lo entienda y, si es posible, que lo aplique como Filosofía Práctica o Filosofía Política de futuro.

martes, 3 de abril de 2018

RENACIMIENTO, NATURALEZA Y CIENCIA

     Durante el curso de 1977/78 me atreví a escribir sobre un humanista español del renacimiento que, en tiempos  recios, amaba la Naturuleza y la Ciencia, pero implicado diplomáticamente en la política de Felipe II en Flandes, y en Portugal, así como en la organización y catalogación de la Biblioteca de el Escorial. Se trata de Benito Arias Montano, que nació en las tierras realengas de Fregenal de la Sierra (Badajoz), en 1527, y falleció en Sevilla, en 1598, tras su último Otoño en la Peña de Alajar (Huelva) -entonces tierras realengas de Aracena-.
     Por aquel entonces hubo una apuesta renacentista, que se estaba materializando en la jovencísima Universidad de Huelva. De hecho, gracias al profesor Carlos Sánchez Rodríguez, el Consejo Social de dicha Universidad publicó un fascículo de divulgación, en el que se presentaban -a modo orientativo- doce puntos de interés: el poeta (compañero de estudios de Fray Luis de León), el retiro en La Peña -al modo de San Jerónimo en su estudio-, el freire de la Orden de Santiago -certificado de limpieza de sangre por aquellos tiempos de inquisición-, el político -junto a Felipe II-; la Biblia de la Concordia -impresa en la imprenta de Plantino bajo la marca "Labore et Constantia"-; el filólogo, conocedor de las lenguas antiguas y los idiomas modernos, La Pietas Regia, un cristianismo integrador y ecumenista -propio de su Dictatum, de espíritu tolerante y conciliador como el humanismo de Erasmus de Rotterdam o Luis Vives; la sombra de la Inquisición; el científico -amante de la astronomía, la Fisica y la Medicina o las Ciencias Naturales-, y "La Peña. Una forma armoniosa de vida" .
     Por mi parte, me limité a abordar tres puntos: "Montano y la política de Felipe II en Flandes", La lección cristiana del amor, y el "Dictatum ayer y hoy".
     Queda como gran reto, el diálogo, la fortaleza espiritual del amor, la convivencia y el sentido de la personal armonía con la Naturaleza y la Comunidad Humana.....


        En 1998, venía en concluir lo siguiente:

  "Actualmente, aunque vivimos en un contexto distinto al del siglo XVI, en ámbitos cristianos sigue siendo un desatino, cuando no un escándalo, el que no se sea capaz de llevar a la práctica el imperativo del amor. Culturalmente la unión espiritual de las confesiones cristianas podría fortalecer a los seres humanos y a las instituciones internacionales en el empeño de la solidaridad, con un opción preferente por las poblaciones empobrecidas.
    Además en el diálogo de las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islamismo) el punto de encuentro no puede ser otro que la exigencia del amor, de donde deriva el sentido de la ley, la tolerancia y no sólo la hospitalidad, sino  el compromiso de terminar con la violencia armada, el hambre y las enfermedades del ser humano.
    En consecuencia, no sólo la unión de los cristianos sino también la unión de las religiones en torno al imperativo del amor hacia el prójimo, es condición indispensable para el respeto de los derechos humanos y la convivencia en justicia y en paz.
     Lo mismo podríamos decir respecto del encuentro de culturas y el problema del dominio de unos pueblos sobre otros, que ya en el pasado planteó el Derecho de Gentes."
     Estamos, sin duda, ante el reto de una Ética Mundial de mínimos que se traduzca, políticamente, en combatir las injusticias estructurales cuyas consecuencias no sólo son de graves desigualdades sino de muertes y muertes en el Mediterráneo (más de 3.000 en 2017), y en los lugares de conflictos bélicos, tal como el de Siria que lleva 7 años en guerra permanente.
     Como dijera, más recientemente, Ignacio Ellacuría, antes de la caída del muro de Berlín, y antes de ser él asesinado, "revertir el sentido de la Historia" es un imperativo ético de la praxis política.
      Cuando hace los cincuenta años del asesinato de Martin Luther King, tenemos en él un referente de amor y concordia que se materializó en su "no-violencia activa", en defensa de los derechos civiles y de la ciudadanía de mujeres y hombres discriminados.
     Importa, y mucho, que la Ciencia se una a un nuevo Renacimiento en busca de la paz y la  armonía con la Naturaleza en el seno de la Comunidad Humana.




martes, 20 de marzo de 2018

EUROPA Y ESPAÑA. EL RETO DE LA SOCIALDEMOCRACIA


                Estos días se ha dicho, con un mínimo de preocupación social, que el crecimiento sostenido necesita de menos desigualdad y que en una guerra comercial perderán los pobres. De otra manera, pudiera también decirse que sin carrera de armamentos y guerras podríamos alcanzar mayor bienestar, que el desarrollo integral de la Comunidad Humana necesita de una mayor igualdad y que la solidaridad entre los pueblos reduciría la pobreza y la brecha entre ricos (el 20%) y la población mundial pobre (el 80%), si se eliminaran las injusticias estructurales. En Europa, y en España, se intentó un proyecto de cohesión social, económica y territorial pero el proyecto hizo crisis, y todavía andamos buscando la salida.

                Ahora, cuando se vive una cierta inquietud por la posible guerra comercial entre EEUU, China y la UE, y cuando la UE acusa cierta desestabilización interna ante la realidad cuasi monolítica de Rusia, parece que, según palabras de la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde, se está incrementando en su seno la preocupación por la pobreza y las desigualdades.

                También ahora precisamente, Joaquín Almunia, destacado socialdemócrata español y Comisario  Europeo de Asuntos Económicos y Monetarios entre 2004 y 2010, propone en su libro Ganar el futuro (Taurus, Barcelona, 2018) cómo Europa y la socialdemocracia pueden salir juntas de la crisis. Dicha crisis se remonta al verano 2007, cuando se produjeron “las primeras turbulencias en los mercados financieros”. La tarea no es nada fácil, pues, en palabras de Almunia: “hay que reconocer sin ambages algunos graves errores políticos: por ejemplo, en las dosis excesivas de austeridad fiscal que dominaron durante algunos años la respuesta ante la situación griega y las dificultades en el mercado de deuda de otros países de la eurozona. También ha quedado acreditada la falta de herramientas de gestión de la Unión Económica y Monetaria (UEM) en su dimensión financiera o en la estrategia de convergencia económica. Y, por supuesto, se ha echado en falta la existencia de instrumentos imprescindibles para evitar el deterioro de la cohesión social y el aumento de las desigualdades, tanto en España como en el conjunto de la Unión” (págs. 13-14).

                ¿Cuál es, pues, el reto de la socialdemocracia en Europa y España?

                El reto comienza por recuperar la sintonía con la ciudadanía y, a su vez, entender y asumir que la dimensión europea es necesaria para doblegar la fuerza de la globalización y corregir sus efectos negativos, desde una nueva estrategia socialdemócrata.

                El libro de Almunia, tras la Introducción, se divide en dos partes: en la primera aborda: 1. La crisis en la UE y la necesidad de superarla; 2. Las tribulaciones de la eurozona; 3. La crisis política; 4. La crisis de la socialdemocracia. La segunda parte es doblemente amplia: 5. Relanzar la integración europea; 6. Consensos proeuropeos y alternativas políticas; 7. Poderes de decisión y márgenes de maniobra (entre políticas europeas y las políticas nacionales); 8. Completar la UEM (Unión Bancaria, Unión Fiscal, y una nueva gobernanza de la UEM); 9. La cuestión del crecimiento (y de la construcción del mercado interior, así como la necesidad de una visión común solidaria); 10. El modelo social europeo y las tareas de la UE; 11. La socialdemocracia y la UE del futuro (frente a las tendencias populistas, los radicalismos anti-sistema y los nacionalismos soberanistas y excluyentes); 12. Europa, España y el PSOE.

                Desde una perspectiva europeísta, en pro de la Comunidad Humana, España ha de tener en cuenta su situación geográfica, su historia, la cultura de sus pueblos y mirar con optimismo su proyección mundial integradora. Hay que recuperar el lugar propio, e iberoamericano, en la centralidad de las decisiones europeas pero no podemos vivir de espaldas a las relaciones que miran hacia el Este  del continente Europeo, ni en la ignorancia de las tensiones que se han recrudecido con Rusia, la crisis de los refugiados y las difíciles relaciones con Turquía, pues “la divergencia entre nuestros principales intereses, prioridades y motivos de preocupación con los que prevalecen en el conjunto de Europa juega en nuestra contra” (pág. 271).

                El debate europeo en nuestro país, España, necesitado de crecimiento y desarrollo integral, necesitado de reforma educativa y laboral, sobre todo, tiene que ocupar un primer plano en el debate social, económico, cultural y político. Ese es el gran reto de la socialdemocracia actual en vistas al futuro próximo. Necesitamos mayor igualdad y mayor solidaridad.

jueves, 8 de marzo de 2018

LA FUERZA UNIVERSAL DEL AMOR

Hoy, día de una gran convocatoria feminista, día internacional de la mujer, en favor de la igualdad, la libertad y el amor, viene a la mente la Carta de Einstein para su hija sobre el amor, más allá de la incomprensión y los prejuicios todavía vigentes en el mundo. Se trata de encauzar una energía universal, que es la quinta esencia de la vida: el amor.
Decía Einstein a su hija: "Quizás no estemos preparados para fabricar una bomba de amor, un artefacto lo bastante potente para destruir todo el odio, el egoísmo y la avaricia que asolan el planeta. Sin embargo, cada individuo lleva en su interior un pequeño pero poderoso generador de amor cuya energía espera ser liberada.
Cuando aprendamos a dar y recibir esta energía universal, querida Lieserl, comprobaremos que el amor todo lo vence, todo lo trasciende y todo lo puede..."
Los científicos han buscado una teoría unificada del universo... pero han olvidado la más invisible y poderosa de las fuerzas. Y, sin embargo, el Amor es Luz, es gravedad, es potencia, revela y desvela... y da sentido en mayúscula a la vida. Aceptando que la energía para sanar el mundo puede obtenerse por medio del amor multiplicado por la velocidad de la luz al cuadrado, se puede llegar a la conclusión de que es el amor la fuerza más poderosa que existe, porque no tiene límites.
"Si queremos que nuestra especie sobreviva, si nos proponemos encontrar un sentido a la vida, si queremos salvar el mundo y cada ser sentiente que en él habita, el amor es la única y la última respuesta".
La carta de Einstein para su hija sobre el AmorMi querida hija Inés, queridas nietas, custodiemos y cuidemos todo el tiempo que sea necesario este legado (años, décadas...) hasta que la sociedad haya avanzado lo suficiente para acoger en su seno la fuerza vital y universal del amor. Quizás yo he entendido la potencia de esta fuerza gracias al encuentro con Asun, madre y abuela excelente para la descendencia de los hijos. ¡Gracias!


NOTA DE REFERENCIA EN LA FUENTE CONSULTADA





La carta de Einstein para su hija sobre el AmorAlbert Einsten nunca conoció a su hija Lieserl, quien fue concebida con Mileva Maric, una de las compañeras de estudio del científico en aquella época (1900) y fuera del matrimonio.