viernes, 30 de agosto de 2019

ANTE LA SITUACIÓN SOCIOPOLÍTICA EN ESPAÑA


                De mayor a menor:

  1. A día de hoy, en la Comunidad Humana, nos encontramos en un escenario de potencias globales y regionales en permanente tensión y fricción. Ejemplo: la última reunión del denominado G7, y la guerra comercial entre EEUU y China; o el caballo de batalla (el petróleo) entre Rusia y China frente a los EEUU, en el territorio de Venezuela…
  2. Hace poco, Francia  amenazó con bloquear el pacto con MERCOSUR por los incendios en Brasil, pero en Gran Canaria, desde el sábado 17 de agosto, se ha sufrido un devastador incendio que, en cifras oficiales, ha producido una superficie quemada de 10.000 hectáreas…
  3. En el Mediterráneo, la cuestión migratoria no es tratada en coherencia con el art. 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos sobre libre circulación de las personas. Y, además, se incrementan las tensiones entre Turquía  y la debilitada UE, por motivos de exploración de nuevas reservas de hidrocarburos en torno a la isla de Chipre y por cuestiones geoestratégicas y de Derecho Internacional… 
                    Ante estas y otras muchas realidades de ruptura de la solidaridad humana, en Oriente y en Occidente, en el Norte y en el Sur de nuestro Planeta Tierra (también afectada por un grave cambio climático), que no parece ser la Casa Común deseada, se nos plantea la exigencia ética de abordar cuanto acontece en un ámbito determinado con el fin de explorar posibilidades de transformación más satisfactoria para la convivencia humana.
                    Así, pues, metodológicamente conviene establecer y desarrollar cuatro puntos de orientación e indagación: 1. Un punto de partida o “núcleo a priori”; 2. Un sistema de hipótesis para enlazar el punto de partida con los hechos observables; 3. La zona de investigación por “inducciones”; y 4. La vasta periferia de análisis empírico.
                    1.- ¿Cuál puede ser el punto de partida?
                    Siendo conscientes de la inter-relación existente entre la Naturaleza o el Medio en el que vivimos, las personas humanas, y la Sociedad, Comunidad o Comunidades de distintas características, me atrevería a afirmar que el punto de partida es un “núcleo a priori” a modo de base vital-reflexiva que nos hace sentir que la realidad y sus distintas realidades son, en general, complejas, dinámicas y abiertas, y que la realidad humana y las propias acciones se materializan, al fin y al cabo, en lo que denominamos la realidad histórica.
                    2.- El sistema de hipótesis que enlaza el punto de partida con los hechos o los datos observables es la estructura dinámica de la realidad histórica y su devenir. La hipótesis, ante realidades estructuralmente injustas, es poder cambiar a mejor por medio de la “praxis” transformadora.
                    3.- Se impone, pues, acotar la zona de “inducciones” para establecer un análisis no sólo global sino local, no sólo central sino periférico, no sólo estatal sino fronterizo…, para ver cuáles son las fuerzas efectivas que intervienen en los procesos históricos, en una determinada zona.
                    No basta referirse tan sólo a lo económico, lo institucional y lo ideológico, ya que con independencia del sentido de libertad o de liberación que se tenga, hay toda una serie de fuerzas que inciden poderosamente en la marcha de la Historia: a) Las fuerzas estrictamente naturales (recursos materiales y naturales); b) La vida, o las fuerzas biológicas (los instintos, la salud y la enfermedad, la demografía, los recursos vitales…, la propia subsistencia…); c) Las fuerzas psíquicas (sentimientos, talento, ambiciones, capacidad persuasiva, voluntad y liderazgo); 4) Las fuerzas sociales (estratificación social, grupos de presión, usos y costumbres, ocupaciones y trabajos, prejuicios, modas…, medios de comunicación, y fuerzas productivas y económicas, sobre todo); 5) Fuerzas culturales, religiosas e ideológicas (y los distintos quehaceres: político, jurídico, normativo, científico, literario, educativo, técnico, informático, artístico…); 6) Las fuerzas propiamente políticas (de quienes gobiernan y hacen cumplir el conjunto normativo establecido); y 7) Las fuerzas estrictamente personales que, individualmente o en grupos, por medio de las distintas opciones que se toman,  intervienen en el curso de la historia y en la orientación y sentido de la misma.
                    ¿No valdría este análisis de fuerzas que inciden en la realidad histórica para poder optar ante la situación actual de España? ¿No podrían mejorarse, desde la praxis política, lo estructuralmente injusto en las realidades de fronteras, ya sea en Gibraltar, en Ceuta o en Melilla?
                    Probablemente sí. No obstante, como vivimos en un mundo global dominado por unos determinados predominios neoliberales a ultranza, o en una Casa Común estructuralmente poco solidaria, cuando no estructuralmente injusta, con zonas donde persiste el totalitarismo, hay que incorporar un paso más en toda ciencia que se quiera aproximar a la realidad, estructuralmente compleja, dinámica y abierta.
                    4.- La vasta periferia, y la exigencia de la ciencia empírica. Los puestos fronterizos son parte del Mediterráneo. España no está sola ni en Europa ni en el Mundo. Europa ni está unida ni va de los Urales al Atlántico…, Venezuela es objeto de ambiciones naturales, materiales, económicas y políticas por parte de sus comunidades, de su propia sociedad y sus distintas opciones, pero también y sobre todo por parte de grandes potencias como EEUU, China y Rusia…
                    Esa es la realidad histórica, que podría ser de otro modo desde una praxis política distinta, transformadora, solidaria, al servicio del Bien Común. ¿Podría producirse un cambio en España en su sentido histórico? ¿Cabe hacer realidad efectiva el Estado Social y democrático de Derecho que propugna en su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político? ¿Se interpretan realmente los derechos fundamentales de conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos?
                    Termino recordando, en estos momentos que, tal como se indica en el art. 9, 2 de la Constitución Española: “Corresponde a los poderes públicos promover las condiciones para que la libertad y la igualdad del individuo [mejor, de las personas] y de los grupos en     que se integran sean reales y efectivas; remover los obstáculos que impidan o dificulten su plenitud y facilitar la participación de todos los ciudadanos en la vida política, económica, cultural y social.”
                    Sabemos, además y termino, cuáles son los valores comunes que deberían presidir la mano de la Justicia Europea: dignidad, libertad, igualdad, solidaridad y ciudadanía ¿Acaso es esa nuestra realidad histórica actual?

jueves, 15 de agosto de 2019

SACUDIDAS DE LA MUERTE, FORTALEZA Y ESPERANZA

          Las personas asociadas a IESMALA (asociación-instituto de estudios sociales para el Mediterráneo, África y Latinoamérica) estamos siempre en vilo, por violación de derechos humanos bien sea en temas fronterizos, bien sea respecto a la realidad migratoria y la indecente política europea que condena en más y más casos al naufragio, cuando lo que buscan quienes emigran es alcanzar una vida mejor.
          Esa amenaza de muerte hacia personas migrantes es tal vez lo que incitaba a Javier Cercas hace dos días a preguntarse lo siguiente: ¿Nos hemos vuelto todos locos?
          ¿Acaso no existe fortaleza suficiente en el Derecho y en la Unión Europea (UE)  para resolver los problemas de las migraciones y garantizar una cooperación solidaria en el codesarrollo humano? ¿Acaso quienes alardean de tradiciones de fe no tienen esperanza en la realidad humana, venga de donde venga o vaya donde vaya?
          Ante realidades sangrantes de personas desdichadas, niños y niñas, o personas necesitadas y enfermas, lo primero y principal -con independencia de que se persiga efectivamente a las mafias y a los traficantes de seres humanos- es, sin duda, cubrir las necesidades más básicas, desde la acogida y la comida hasta la salud, el hábitat, la co-educación, y el trabajo, en su caso. Después está el imperativo económico, social y político "para que la UE fije de una vez por todas una política decente, compartida y eficaz en este asunto trascendental".
         Esa era la visión compartida por el presidente de la Asociación IESMALA, que ha fallecido esta madrugada del día 15 de agosto. Karl, nuestro presidente, se ha ido en muy poco tiempo, pero nos deja su huella, su inquietud, su estímulo, su esperanza en un mundo mejor para todos, aquí y ahora. Frente a la realidad de la muerte, nos sigue transmitiendo fortaleza -como la que él tuvo- y esperanza, a pesar de las realidades adversas.
          A Karl, de seguro le hubiera gustado leer también -como a mí- el artículo del analista Boaventura De Sousa Santos: "¿Y ahora qué, España? La caída del muro de Berlín significó sin duda el fin del socialismo de tipo soviético, pero muy pronto se fue debilitando la socialdemocracia y el capitalismo pasó a regular la democracia y a ponerle cortapisas a la intervención social del Estado. ¿En qué queda ahora el Estado Social y Democrático de Derecho? Eso es lo que hay que defender, con fortaleza y esperanza. Ese es, tal vez, el mensaje que con su fallecimiento nos transmite Karl para nuestra vida cotidiana: fortaleza, compromiso social y esperanza.

         



domingo, 28 de julio de 2019

PADRE NUESTRO Y MADRE TIERRA

"Padre Nuestro y Madre Tierra" es una versificación que redacté a finales de 1981 y que dejé olvidada en las hojas de "La Generación Comprometida", tercera parte de un librito de la década de los 70, que se titula:  Poesía Revolucionaria Guatemalteca. Hoy he recuperado su lectura, su memoria y su contexto en la sierra de la provincia de Huelva, en un pequeño pueblo, donde voy ordenando libros que dejo en manos del futuro (es decir, los hijos y los nietos), gracias al amor que comparto.

Por ser hoy un día en el que, litúrgicamente, en templos de tradición católica (que significa "universal", no se olvide), se acoge el "Padre Nuestro" como la herencia legada para orar , me permito ofrecer, comunitariamente, los siguientes versos:


Padre Nuestro, y Madre Tierra,
que estáis en la sequía y la lluvia
por campos y terruños,
venga a nosotros, en la sierra onubense,
la vitalidad fecunda que nos falta;
venga vuestro reino de gracia,
la lluvia bendita;
la sabiduría, y la justicia
para el campo, el ganado
y posibles minas dañinas
para personas y castaños.
*

Háganse vuestras voluntades bienhechoras
entre las personas, hijos de la Madre Tierra,
que cultivan, la trabajan y la transforman.
Háganse vuestras voluntades, entre nosotros,
en los mares, los vientos y los ríos,
y que nos sean favorables.
Háganse  voluntades paterno-filiales
entre personas de gobierno
y que no destrocen la Tierra.

*

El pan nuestro de cada día
dádnoslo en trabajo,
en salud y vida para los hijos.
 
Perdonadnos  nuestra indolencia,
el ser, tal vez, individualistas
y no del todo solidarios.
Perdonadnos así como nosotros perdonamos
el olvido de los poderosos
y los daños ajenos de la vida.
*

Y no nos dejéis caer en la injusticia,
mas libradnos de lo perverso,
incluidas envidias y rencillas,
que acaban con el pobre
con el respeto a la persona,
y hasta con la vida de nuestras vidas.

Amén.




viernes, 19 de julio de 2019

AHORA, ¡MISIÓN LA TIERRA!


De acuerdo con Federico Mayor Zaragoza, el mayor reto actual está en esta nuestra Madre Tierra, necesitada de paz y no de guerras, de agua potable y sana alimentación para toda persona y para toda comunidad, y de Estados con sentido federal, que garanticen la Educación, la Salud Pública y el respeto al Medio Ambiente.

         Es verdad que conmemorar el 50 aniversario del primer viaje a la Luna nos trae grandes recuerdos. Estaba yo entonces en el Instituto Internacional de Nkol Bisson en Yaoundé (Cameroun) y, viendo la televisión por estos días de 1969, decían mis compañeros negro-africanos: “vous les blancs là! Mon Dieu!” Aquellos primeros pasos por la Luna eran todo un avance científico técnico… Pero faltaban médicos, faltaban enfermeras, faltaban escuelas; la igualdad de la mujer respecto al hombre brillaba por su ausencia…, y sólo la alegría de poder bailar y cantar suplía en ocasiones las carencias básicas, combatidas por la solidaridad comunitaria.

         Ahora, “las inmensas inversiones que se requieren para repetir la hazaña en 2024 no tienen la menor justificación social ni ética”. Por ello, cedo la palabra a Mayor Zaragoza:

         Ahora, "Misión la Tierra”. Ahora un nuevo concepto de seguridad que permita atender la calidad de vida de tantas personas que hoy malviven en unas condiciones inhumanas, desprovistas de lo más elemental. No me canso de repetir que es una vergüenza insoportable desde un punto de vista ético que cada día se inviertan en armas y gastos militares más de 4.000 millones de dólares al tiempo que mueren de hambre y extrema pobreza miles de personas, la mayoría niñas  y niños de uno a cinco años de edad.

        “El gran dominio” (militar, financiero, energético, mediático), expresado a  través de los grupos plutocráticos neoliberales, solicita más dinero para la defensa territorial… sin tener en cuenta a los habitantes de estos territorios tan bien protegidos. Miles de efectivos humanos y técnicos para la defensa, con una precariedad total de medios humanos y técnicos frente a incendios, inundaciones, tsunamis, terremotos y otras catástrofes naturales.  En 2015, gracias a las Naciones Unidas -tan marginadas por el Partido Republicano de los Estados Unidos- y al Presidente Obama, hubo un destello de esperanza al suscribirse los Acuerdos de París sobre el Cambio Climático y aprobarse en la Asamblea General de las Naciones Unidas la Agenda 2030 “para transformar el mundo”.

        El Presidente Trump advirtió, inmediatamente después de su nombramiento, que no pondría en práctica ninguna de las medidas suscritas por su antecesor.

        Y silencio. Silencio de la Unión Europea, tan insolidaria; silencio de la mayoría de los países que conforman el sistema multilateral; silencio de las comunidades científica, académica, artística… Silencio. Delito cómplice de silencio.

        No más inversiones en artilugios bélicos y espaciales. No más manos cerradas, armadas, alzadas. Ahora manos abiertas al abrazo, a la solidaridad, al incremento de los fondos para la investigación biomédica sobre cáncer y enfermedades neurodegenerativas... para hacer frente al ébola y otras pandemias... para un medio ambiente de calidad, "para una vida digna!".

        Ha llegado el momento de la transición histórica de la fuerza a la palabra. No podemos seguir callados. Sí, ha llegado el momento de que sean “los pueblos”, liderados por las mujeres y los jóvenes más avisados, los que tomen la palabra y decidan actuar en consecuencia.

NO. Otra "Misión, la Luna" o "Misión Marte", NO. Ahora, “¡Misión, la Tierra!”.

                En este  momento histórico, desde el Mediterráneo, no cabe sino levantar la voz en defensa de nuestra Madre Tierra, Casa Común de la Humanidad, y Espacio Geográfico de la solidaridad internacional.

domingo, 16 de junio de 2019

HACIA LA PLENITUD DE VIDA


     Tanto las personas como los pueblos es normal que desarrollemos nuestra tendencia hacia la plenitud de la vida o hacia una vida de bienestar integral. Hoy, pues, tras la constitución de los nuevos municipios en España, y coincidiendo con una festividad de relación de unidad en la diversidad, como es la imagen trinitaria del origen de la vida, del amor, y de la fuerza del espíritu, no cabe sino desear la plenitud personal y la convivencia comunitaria en paz, bienestar y justicia.
     La geometría electoral, más allá de opciones sectarias o cerradas, obliga a desarrollar relaciones y acuerdos mirando el Interés General o el Bien Común -en lenguaje más clásico-. La convivencia cotidiana invita, además, a la  búsqueda de la paz y el entendimiento. Pero también las propias inquietudes y aspiraciones personales tienden hacia una realización integral en tanto que seres humanos.
     Una pauta puede presentarse como ideal: ser persona y tratar a los demás como personas. Ese es, al modo hegeliano, el fundamento del Derecho, de la Convivencia y de la propia realización personal.

jueves, 6 de junio de 2019

EN TORNO A DESARROLLO LIBERADOR

Desarrollo Liberador



     La idea de un desarrollo integral liberador, se me ha ido forjando -a modo de "fenomenología del espíritu", a partir de las distintas experiencias y vivencias fruto de estancias comprometidas tanto en el África Negra como en Latinoamérica, pero siempre en diálogo abierto, intercultural e incluso "transcultural". De hecho, incluso se promovieron encuentros transfronterizos, desde Andalucía, con Marruecos, a partir del año 2000.


     Por lo antedicho, está a disposición de quien lo quiera consultar este blog, en
http://www.desarrolloliberador.blogspot.com


Como he indicado, recientemente, he recorrido caminos y veredas buscando tal vez nuevos horizontes para un viaje hacia la felicidad no sólo personal y social sino también comunitarista, en el seno de la Comunidad Humana que habita nuestra Madre Tierra.
     "A pesar de" no pocas contradicciones que puedan constatarse de forma continua, ahí está también, permanentemente, el horizonte que, a modo de un gran oceano, nos invita a seguir explorando nuevas realidades, complejas, dinámicas y abiertas a un futuro mejor, sin utopías, pero más allá de la distopia en la que vivimos, estructuralmente injusta, respecto al desarrollo sostenible, solidario, dialogante, de igualdad y libertad, que es lo que anhelamos y deseamos para el conjunto de la Comunidad Humana.


     Probablemente, conviene retomar en las distintas comunidades, religiones, partidos políticos, Estados, Federaciones de Estados..., y en la propia ONU y el mundo global -al Este y al Oeste, al Norte y al Sur- los Fundamentos de la Filosofía del Derecho -tema hegeliano y europeo-, con el fin de evitar totalitarismos de cualquier signo e imposiciones neocapitalistas conservadoras de corte elitista, que no favorecen en nada la democracia ni los valores de la libertad, la igualdad y la justicia.
     El sectarismo, las religiones y las ideologías cerradas, el capitalismo rampante de Libre Mercado o de Estado, y el conservadurismo neoliberal a ultranza, al igual que lo sistemáticamente destructivo, no son sino piedras y más piedras en el camino ilusionante y esperanzador a recorrer.  

sábado, 25 de mayo de 2019

POEMA VIDA Y ANDARES. JORNADA DE REFLEXIÓN

VIDA Y ANDARES


He  andado caminos varios, / retomando ahora, / en el otoño de la vida, / momentos bien distintos.// Pero, por todo lugar, / observé la misma realidad: /la naturaleza humana / y sus contradicciones. // He tomado veredas y caminos / de juegos y esperanzas, / de sufrimiento y felicidad, / de amor y de
paz...// Hacia adelante miro / para contemplar / las nuevas realidades, / que en silencio me atraen. //


JORNADA DE REFLEXIÓN


En el libro El viaje de la felicidad, Punset subraya como factores significativos: a) la emoción inicial y final de un proyecto, b) el mantenimiento y la atención a los detalles, c) el disfrute en la búsqueda y las expectativas; d) las relaciones personales.
Tratemos, pues, de mantener  el sentido del amor comunitario que nos estimuló y nos sigue emocionando. Dejemos a un lado -siguiendo las sugerencias de Punset- factores reductores como el miedo, las interferencias negativas y los condicionantes grupales; o, también, cargas pesadas por lesiones, desgaste y envejecimiento, estrés y ejercicio abyecto del poder político.
Principio a mantener, en mi opinión: Esperanza y fuerza interior del Espíritu "a pesar de".
Quizás los momentos más felices son los de la propia búsqueda, si hay emoción ante un nuevo horizonte.


¡Un saludo!