viernes, 13 de enero de 2017

Cumbre Internacional en Bamako


27ª Cumbre África-Francia, en Bamako (Mali)

Bamako capital de MaliBamako capital de Mali

 

            En torno a la fecha de la Epifanía Occidental, día 6 de enero, o día de los Reyes, Magos  y/o sabios, estaba previsto que se concluyeran las obras del Centro de Acogida de Jefes de Estado, en el aeropuerto de Bamako (Mali), con el fin de que se significara allí el sentido universal de un encuentro singular para la fraternidad, la cooperación y el desarrollo integral de África, históricamente vinculada a Europa.

          Suponemos que estos días, 13 y 14 se estará celebrando la 27ª Cumbre África-Francia para la Paz y la Cooperación Internacional. Pero, de momento, no nos llegan noticias de tal acontecimiento. Tendremos que seguir atentos. Al parecer, estarán presentes casi 40 jefes de Estado, y se piensa contar con unas 60 delegaciones, incluyendo la Secretaría General de las Naciones Unidas y los Presidentes del Banco Mundial, del Banco Africano de Desarrollo, de la Unión Africana y de la Comisión Europea.

             Por medio de Google se facilita un dato de interés: “El 13 de enero iniciará la Cumbre con una Reunión de Cancilleres en el Centro Internacional de Conferencias de Bamako, seguida de la Reunión de Jefes de Estado quienes, a puerta cerrada, abordarán los temas de la Paz, el Desarrollo Económico para un crecimiento compartido y la Estabilidad”.

            ¿Se abordará también el tema de migrantes solicitantes de asilo y de sin papeles que se encuentran en Europa? ¿Cuál es nuestra vinculación, la de España y Portugal, con África? ¿No convendría actualizar la Historia? ¿No es una exigencia revertir la Historia en el sentido de la Comunidad Humana, fraternal y solidaria?
            ¿Cuál es el sentido de la Epifanía que tan “a lo grande” se celebra por “nuestras tierras”? ¡Salud universal para toda la Comunidad Humana! No lo perdamos de vista en ningún momento.
            Hoy, día 14, llega una noticia de ayer:


           

Hollande se despide de África en Bamako            

 
Bamako capital de Mali
Bamako capital de Mali
¡Hasta PRONTO!



 

viernes, 6 de enero de 2017

Epifanía revolucionaria

     Dice el maestro José Ellacuría que Epifanía (epifaneia) significa manifestaciones; y que, originariamente significó la primera luz que aparece en el horizonte antes de salir el sol. Esa luz se tomó como símbolo que la iluminación espiritual en todas las religiones; por eso la luz viene siempre de Oriente. Hoy, esa luz es fuente de energía.


                                           Resultado de imagen de la luz solar

     Añade el maestro, en su comentario referido a este día, que el nacimiento de Jesús, se celebró al principio el día 6 de enero, es decir, hoy, entendiendo que toda manifestación divina tiene que ser universal. Posteriormente, en la Iglesia Católica Occidental la fiesta de la Natividad se comenzó a celebrar el 25 de Diciembre, para suplantar la fiesta pagana del sol. En Oriente se sigue celebrando la Navidad el día 6 de Enero. Por ello, al celebrarse en Occidente la Natividad de Jesús el 25 de Diciembre, se reservó la fecha del 6 de Enero para celebrar las Epifanías, que incluía el Bautismo de Jesús en el Jordán y las Bodas de Caná.


     Estas cuestiones históricas, a veces objeto de polémica, e incluso de enfrentamientos religiosos, no deberían difuminar ni menos eclipsar un significado especial de universalidad. En efecto, al igual que el sol nos alumbra a todos, el sentido de que todos los seres humanos formamos una gran fraternidad o Comunidad Humana puede alumbrar la posibilidad de una Nueva Era  si nos encaminamos, con esperanza, hacia esa estrella del Bien Común y de una Vida Nueva para toda la Humanidad, es decir, para toda persona, sin distinguir raza, sexo, condición, situación o poder.
    
     La Epifanía, el sentir la luz solar, la razón y el corazón, o la luz divina, en el interior de nosotros mismo, es como un gran reto de construcción histórica en la que lo importante es lo que queda por hacer: revertir el sentido de la Historia para el Bien de toda la Humanidad. La presencia de pastores en un simple portal, ante un recién nacido,la presencia de seres vivos de nuestra cultura agraria, y la presencia de dones variados, o el reconocimiento y adoración de los poderes fácticos (sabios, magos, sacerdotes o reyes) no es sino una llamada a supeditar y sacrificar las egolatrías y las jerarquías patriarcales en beneficio de la colectividad y la Casa Común, donde todo ser vivo puede convivir en paz y armonía, y donde todas las personas, unidas a la Naturaleza, pueden conformar y constituir el futuro de la Comunidad Humana. Lo débil, nuestra realidad limitada, puede transformarse en potencialidad comunitaria y trascendente para el conjunto de toda la Humanidad.
      Si pensamos, como sugieren personas normales y corrientes, que nuestros mejores magos son dos: nuestra madre y nuestro padre, pero también abuelos y abuelas... y otros familiares, ¿a que tanta traba y frontera? ¿quién no tiene un padre y una madre...? ¿Qué sentido tienen las nacionalidades que nos separan? ¿Qué sentido tienen  las desigualdades por motivo de raza, sexo, religión, ideología, condición o situación?


       La Epifanía es una fiesta revolucionaria que exige una evolución responsable. Lo importante, como descubriría en su día un tal Pedro, discípulo de Jesús, es no hacer acepción de personas y practicar el amor y la justicia. El sol que nos ilumina es en la actualidad fuente de energía, y de energía transformadora.





 

domingo, 1 de enero de 2017

EL PARQUE NACIONAL Y EL ZOO DE BAMAKO (MALI)

     A fecha uno de enero de 2017, he podido constatar que la planificación del Parque Nacional y el diseño del Zoológico, como prolongación del Parque, han merecido la pena, sobre todo por el alto grado de ciudadanía que disfruta de dichos parajes. Hoy era un hervidero de población: mujeres, hombres, niños y niñas, quienes circulaban, fotografiaban, correteaban, miraban, observaban o se quedaban jugando aquí y allá, lejos del bullicio de la multitud, los mercados, y el pulular de coches y motos tan habitual por el asfalto y por las calles, y por los tres puentes de la ciudad.


                                          

       Hace un par de días, pasee por el Parque con mi familia con mucha más tranquilidad, por no ser un día festivo. El relax y la serenidad me permitió después retomar viejas reflexiones sobre las propuestas de liberación y socialización efectiva.
     Pronto, para el 12 de este mes, está prevista una Cumbre de Jefes de Estado. Para tal acontecimiento ha habido inversiones y nuevas obras. Pero la incidencia social del Parque quizás deba considerarse un referente a tener en cuenta. Hay que lograr que las obras y las inversiones beneficien sobre todo a la gran multitud, a la población en su conjunto, ya se trate de infraestructuras básicas, ya se trate de infraestructuras viarias, ya se trate de dotaciones y de servicios.
        Desde los años 1968/69, siempre he querido considerar en positivo posibles aportaciones del pensamiento liberador en la praxis social, cultural, política, religiosa e histórica de los países negro-africanos que he ido conociendo. Nunca me he atrevido a proponer ni sistematizar dichas aportaciones. Sin embargo, deseando que este año sea mejor que el ya pasado, para que haya mayor justicia estructural y más solidaridad internacional -por contraposición a las guerras por el petróleo o la economía de la guerra- , para que haya más honestidad y menos corrupción, y para que haya un mayor sentido colectivo y social de lo público, me arriesgo a transcribir algunos puntos que he vuelto a anotar, tras la visita al Parque Nacional de Bamako:

1.- Lo comunitario es anterior a lo individual. Pero es en la autoconciencia individual donde se agranda lo comunitario y el sentido de lo público.
2.- La igualdad de la mujer y el hombre negro-africano -de ancestral tradición patriarcal- es tarea compleja pero ineludible y requiere de un sincero diálogo, de una toma de conciencia -de parte y parte-  y de un debate abierto en el proceso de liberación negro-africana.
3.- La Naturaleza es, por excelencia, no sólo un variado conjunto de fuerzas materiales, vitales y espirituales, sino Casa Común que cuidar para poder disfrutar de ella y poder favorecer en ella la convivencia armónica, saludable y en paz.
4.- El animal humano -animal al fin y al cabo - para ser plenamente persona necesita de un desarrollo integral de su ser y de un mayor grado de humanización frente a las tendencias biológicas de agresividad y violencia que nos son innatas. Para lograrlo, educación, educación y educación; respeto a la dignidad de todo ser humano y a la vida; equidad, justicia, reconocimiento de ciudadanía efectiva, y solidaridad comunal.
5.- Exigencia ética de honestidad y defensa de derechos fundamentales: salud e higiene, educación, hábitat, trabajo como realización personal, no esclavitud ni dominio; libre elección para formar la familia; y una vida digna, respetuosa y saludable.
6.- El sujeto de la Historia, puesto que sujeto activo y no pasivo ni dominado, tiene que llegar a ser el conjunto de la Comunidad Humana, desde las prioridades básicas y de realización de las comunidades y pueblos más desfavorecidos (el 80% de la población mundial) de nuestra Madre Tierra, patrimonio común de la Vida.

       La Vida en mayúscula es lo que he visto hoy en el Parque Nacional de Bamako y su zoológico. La vida, la esperanza de una nueva vida y de una Humanidad Nueva.


sábado, 3 de diciembre de 2016

RETOS URGENTES PARA LA ÉTICA , LA SOCIOECONOMÍA, LA DEMOCRACIA Y LA UNIVERSIDAD

Entre los problemas urgentes, que se constatan de forma persistente en nuestro mundo actual, podemos señalar:

1) La pobreza. Se estima que 800 millones de personas sufren en el mundo pobreza severa, es decir, sufren carencias básicas.

2) Mientras el número de personas muy ricas aumenta en el mundo, la mayoría de la Humanidad (en torno al 80%) vive precariamente. Sufren la mayor desigualdad las mujeres del denominado Tercer Mundo, y las personas más jóvenes que no han cursado estudios y no tienen un trabajo.
3) El poder económico ha generado un sistema estructuralmente injusto contrario a la dignidad humana, al denominado Bien Común o Interés General, y a la sana convivencia solidaria internacional.
4) La crematística, es decir, la economía financiera -unida al afán de lucro y la corrupción-, junto con el sistema de libre mercado, repercuten muy negativamente en las personas y las comunidades más débiles.
5) La sobreexplotación de la Naturaleza y la contaminación de las aguas y del aire ponen en peligro la sostenibilidad de la Casa Común.
6) Hoy resulta utópico hablar de simple justicia distributiva o de justicia social, e incluso de conjunción de libertad e igualdad en el marco de un Estado Social y Democrático de Derecho.

Esta línea de pensamiento, que sigue las reflexiones que viene haciendo la Revista CyJ, debería ampliarse con el análisis hacia la perversa economía de la guerra, que tanta injusticia estructural está generando, y, además, obliga a formularse algunas cuestiones:
                                  Resultado de imagen de alepo
                         Escenario bélico de Alepo (Siria)
                             fuente, Wikipedía
¿Cómo lograr, en nuestro contexto actul, el Bien Común? ¿Cómo garantizar derechos fundamentales inherentes a las personas y a las comunidades humanas?
Una nueva cosmovisión mundial y una nueva cultura política son absolutamente necesarias para, desde la ética, lograr una transformación social capaz de reorientar el sentido de la Historia.

Son necesarias instituciones mundiales, locales, regionales, estatales, federales y confederales, que, desde una mayor y más democracia (no sólo formal sino real) ejerzan un poder transformador, respetando siempre la división de poderes y la Justicia Universal. Vivimos en un mundo en el que sufrimos permanentemente crímenes de lesa humanidad. Vivimos un mundo sistémicamente corrupto. Vivimos un Mundo en el que entidades públicas globales -necesitadas de refundación- como la ONU o la UNESCO deben tener mayor importancia y poder efectivo transformador de las realidades negativas y contrarias a Derecho.

Los derechos emergentes y la Carta de la Tierra, al igual que la Carta de los Derechos Humanos y los Derechos Fundamentales no pueden quedarse en mera declaración de intenciones al albor de los intereses crematísticos y financieros.

La Ética de la solidaridad internacional y la corresponsabilidad en el desarrollo integral de toda la Humanidad tienen que pasar a ser la base sustantiva que proyecte socialmente, políticamente, la nueva era del mañana, desde el presente, desde la realidad, desde el pensamiento crítico, desde la "Universitas".

La Universidad, las Universidades, sin duda alguna tienen que retomar muy seriamente no sólo su docencia e investigación sino también su proyección social y política.