martes, 4 de enero de 2022

MIRAR HACIA EL "ÁFRICA NEGRA"

 Próxima la festividad de los "Reyes Magos", he escrito una carta pidiendo una cantata que espero me llegue por medio de un compositor amigo, que me ha pedido la letra y cuya Salve Rociera es bien conocida...

  La letra preparada, en estos inicios de un Año Nuevo, vividos ya con renovada esperanza, paso a transcribirla literalmente:


                    ¡ÁFRICA NEGRA"

1. Amada África,

2. Allende el desierto

3. Veo tu negro semblante 

4. Con un corazón abierto

               *

5. En las fronteras del Norte

6. Encuentras rechazo...

7. Encuentras... muros y vallas

8. O, en el mar, la muerte.

               *

9. Aunque colonizada, ...

10. Son profundas tus raíces

11. Y muy fuertes tus anhelos

12. De "ser en y con los otros".

               *

13. ¡No contra los otros!

14. Allende el desierto

15. Sois gran muchedumbre

16. Y "negritud orgullosa".

               *


Espero y deseo que el Mago Baltasar lleve a buen término mis deseos en este rincón del Sur Oeste de Europa.

¡Gracias!



jueves, 16 de diciembre de 2021

VIDA SENCILLA

"Vida Sencilla" como grupo de intercambio, en Sevilla, nació del espíritu que transmite en sus conferencias Emilio Carrillo Benito, invitando siempre a vivir en consciencia tanto el desarrollo local (objeto de uno de sus libros allá por el 2000) como la solidaridad global y el desarrollo integral, bien sea comunitario bien sea personal. Tras un tiempo sin poderse reunir el grupo por las circunstantias de la pandemia adversa, el 14 de diciembre del presente año 2021, "vida sencilla" ha podido abordar el interesante tema de los valores, dibujado en una especie de árbol con raíces profundas en la tierra de la consciencia, y diversas ramas y hojas en contacto con el aire que se respira. 

 Del encuentro, me atrevo a destacar los valores de libertad y respeto, la tolerancia; la importancia del art. 1,1 de la Constitución de 1978 -cuyo aniversario celebramos el día 6 del presente mes -,en aras de un democrático pluralismo social y político, conjugando igualdad y libertad; el nuevo sentido de los cuidados y la atención integral -tanto exterior como interior-, incluyendo la naturaleza y el medio ambiente; la exigencia de discernir sin miedos la verdad de las cosas; el reto ético de amar; y, en conclusión: ser eficientes en solidaridad; construir y transmitir la paz, el sentido de la equidad, y la exigencia de garantizar la dignidad de toda persona. 

 En el encuentro de "Vida Sencilla". así en mayúscula, me ha venido a la memoria José Ellacuría, que el día 9 hizo un año de su fallecimiento y que fue maestro en transmitir una gran paz interior y exterior. Su palpitar al modo oriental sigue vivo por esta parte de occidente, en la que andamos necesitados de armonía para retomar los derechos humanos universales en beneficio de toda persona, independientemente del color de la raza, del sexo, de la cultura o la religión, e independientemente de la opción política. 

 Importa, pues, sustentar nuestra "vida sencilla" en el desprendimiento, en el cuidado y en la ética interpersonal.

domingo, 14 de noviembre de 2021

IGNACIO ELLACURÍA IN MEMORIAM. EN EL PROCESO HISTÓRICO ACTUAL


         Dada la proximidad de un recuerdo del XXXII aniversario de los mártires de la UCA de San Salvador (El Salvador), es actual e importante recordar las fuerzas actuantes en el devenir histórico que se recogen en el libro Filosofía de la realidad histórica; tomar conciencia de la complejidad de la realidad, de su dinamismo y apertura a posibilitaciones liberadoras; y optar, en consecuencia, por una praxis solidaria del cuidado de la Naturaleza y de las personas en el seno de la gran Comunidad Humana.

 

         1. Complejidad de fuerzas actuantes:

         Entre las fuerzas actuantes, que intervienen en el proceso histórico, en Filosofía de la realidad histórica, se recogen las siguientes: las fuerzas estrictamente naturales; las fuerzas biológicas, las fuerzas psíquicas; las fuerzas sociales –con el especial significado que tiene el mundo de la economía o fuerzas económicas-; las fuerzas culturales o ideológicas –y sus diversas plasmaciones filosóficas, jurídicas, religiosas, artísticas, literarias, etc.-; las fuerzas políticas – o fuerzas de los Estados-; y las fuerzas estrictamente personales –en opciones y actuaciones de personas y grupos con incidencia histórica-.

         2. ¿Cómo hacerse cargo de la realidad compleja, dinámica y abierta?

         Lo primero es la exigencia de un análisis, lo más objetivo posible, con el fin de tomar conciencia personal y colectiva. Este planteamiento puede incluso remontarse al clásico “ver, juzgar y actuar” del espíritu ignaciano de los ejercicios espirituales.

         Hecho el análisis hay que ver las posibilidades de transformación con el fin de revertir la Historia, pues la esfera de la economía -como poder fáctico real- condiciona sobremanera, cuando no determina, el proceso histórico e institucional.

         Un resumen gráfico del proceso de la realidad histórica puede verse en el esquema estructural de la Historia que Ignacio Ellacuría da a conocer en agosto de 1978

         Dicho esquema estructural, según Rodolfo Cardenal, era para Ignacio Ellacuría la síntesis de su libro póstumo Filosofía de la realidad histórica.

         El gran reto es claro: la Ética y el Derecho, en el devenir histórico, en lo que debe ser el faciendum frente a estructuras injustas ya existentes, han de impulsar por medio de la praxis política todo un proceso de humanización, que conjugue igualdad, libertad y dignidad de todas las personas y de todos los pueblos contra todo tipo de opresión (económica, social, cultural o política).

         La pregunta queda muy abierta:

         ¿Puede vislumbrarse un horizonte liberador?

         ¿Puede llegar a ser la Comunidad Humana sujeto de la Historia y, en consecuencia, revertir la Historia en solidaridad internacional efectiva?

         La respuesta, como podremos percibir desde nuestra toma de conciencia, debe ser personal y colectiva, local e internacional.

         En realidad, las fuerzas establecidas del mundo económico, concentrado en supra-poder de una minoría dominante, impide percibir la exigencia del cuidado de la Naturaleza, así como el cambio de mentalidad cultural sobre la igualdad de derechos y deberes en el conjunto de la Comunidad Humana que debiera combatir lo estructuralmente injusto. De ahí la importancia de conjugar Ética y Política, de tal modo que nuestro propio actuar pueda ser norma universal -como ya dijera Kant- para toda persona humana, y para toda comunidad local o globalmente considerada.

         Ese es el gran reto de nuestro momento histórico actual.

Sobre el esquema de la Estructura de la realidad histórica,puede consultarse la REVISTA INTERNACIONAL DE PENSAMIENTO POLITICO,número 2, primer semestre de 2007, pág. 204.

 3. Hacia una praxis liberadora de la Comunidad Humana

         Desde y en la Universidad, realidad local y global, podemos afirmar que las estructuras de poder económico e institucional han tenido un predominante sello patriarcal, jerárquico y elitista – y, en el seno de las Universidades, incluso un poder endogámico-.

         Urge, pues,  introducir un nuevo foco y una nueva luz de un especial cuidado sobre la igualdad de derechos entre mujeres y hombres, que haga realidad el bienestar y el sentido horizontal y dinámico en la investigación, en la docencia, y en la proyección social, ya sea en el ámbito de la Física y las Matemáticas, ya sea en el ámbito del Derecho y de la Filosofía Política.

                   Por todo los anteriormente dicho, un “decálogo” a considerar en la triple tarea de investigación, docencia, y proyección social podría ser el siguiente:

1.    Conciencia analítica y crítica

2.    Promoción del cambio social

3.    Aprovechamiento académico responsable

4.    Economía al servicio del desarrollo integral

5.    Apertura a todas las corrientes de pensamiento y sus logros científicos y culturales

6.    Proyección socio-política y cultural

7.    Investigación rigurosa

8.    Autonomía, participación efectiva y creatividad

9.    Educación Superior desde el estudio de las necesidades básicas y de pleno desarrollo integral

10.          Educación y conciencia universitaria, Superior y Universal, Local y Global.

 

Concluyendo:

Para que considerar a la Comunidad Humana como sujeto de la Historia no resulte una Utopía inalcanzable, tracemos objetivos a corto y medio plazo –tras la toma de conciencia sobre la compleja y dinámica realidad- tanto desde la praxis personal y comunitaria como desde la proyección social universitaria –basada en la Ética y la corresponsabilidad  institucional y política-. La actualidad de la Filosofía Política de Ignacio Ellacuría nos invita a realizar dicho compromiso.

sábado, 2 de octubre de 2021

HIPOACUSIA

     Desde el 13 de septiembre, el que en 1992 nos actualizara la visión de "La Peña y Arias Montano" y, en 2009, nos regalara con el Último Otoño (que recoge la  última noche de Arias Montano en la Peña), es decir, Carlos Sánchez Rodríguez, maestro y amigo,  me hizo llegar lo que ahora, con su condescendencia risueña, me permite publicar tal cual lo escrito:


     HIPOACUSIA

 

Estoy de enhorabuena. Mira tú por dónde acabo de saber que no soy sordo. No, no lo soy. Padezco hipoacusia, no sordera. La sordera supone una pérdida que supera los 70 decibelios (dB) de capacidad auditiva. Y yo tengo una pérdida de… bueno, qué más da. No llega a los 70 decibelios. Siempre creí que hipoacusia era un término científico-eufemístico equivalente a sordera. Pero no. Así que no soy sordo. Padezco hipoacusia, oiga, que no es lo mismo. El que no se consuela es porque no quiere.

Claro que sin ser sordo -repito que no lo soy- la hipoacusia no deja de ser… ¿un fastidio? No, un suplicio. Por ejemplo, vas a un recital poético y, a pesar de ponerte en primera fila y la mano ahuecada sobre la oreja, si el poeta decide que él no está dispuesto a machacar sus versos gritándolos como si fuera un vendedor de melones, y a medida que el poema gana en fuerza emotiva o densidad lírica él va bajando el volumen de voz hasta llegar al murmullo… al susurro y lo cierra con la última palabra en suspiro inaudible… que (por absurdo que parezca) arranca el aplauso del público…, te puedes divertir. Yo en una ocasión me aventuré a rogarle al poeta que, si fuera posible, en el próximo poema alzara un poco más la voz y su respuesta sí la oí bien clara: “Yo, como decía Gil de Biedma, en cuanto inicio la lectura me ensimismo tanto que leo solo para mí mismo”. Y claro, ante esa respuesta erudita tienes que callarte si no quieres quedar ante la concurrencia como un tarugo, como un auténtico ceporro. Ya sabemos que los poetas son narcisistas por naturaleza, pero no deja de ser un contrasentido hacer una lectura pública solo para ti mismo. Vamos, digo yo.

Te diré más. Hace poco estuve comiendo con unos amigos en un restaurante de Chipiona, frente al mar. Creo que se llamaba Los Corrales. Pues tu deficiente audición también es un suplicio cuando tienes en el plato unos salmonetes, con su rojo metalizado y su olor a mar, y la conversación del comensal que tienes al lado te exige concentrar toda la atención en el oído con menoscabo del gusto y del olfato y de todo. Quienes gozamos de hipoacusia, con un sentido sintético-reduccionista, solo oímos bien las vocales tónicas de la frase y todo lo demás queda al albur de la conjetura y la imaginación. Por ejemplo, ATÚN-RÓJO y CRÚZ-RÓJA para mí suenan prácticamente igual. Concretamente, mi compañero de mesa, culto y gran conversador, inició una parrafada en la que yo oía repetidas veces una palabra con los sonidos vocálicos Ú-Ó que interpreté como Cruz Roja, no sé si porque en algún momento vi una cruz roja en algún cartel. En fin, ya puedes imaginarte la cara de imbécil que tendría yo recomponiendo en mi mente, referido a la cruz roja, un discurso sobre la excelencia del atún rojo y las peripecias de su pesca. Delirante, ¿no?

Y eso no es todo. El asunto tiene consecuencias más graves que trascendiendo lo físico alcanzan, diríamos, lo metafísico. Si no hay fronteras distinguibles entre el  atún rojo’ y la ‘cruz roja’, ya me dirás: hemos llegado de manera inevitable al relativismo absoluto. Me da todo igual. Y de ahí, bajando un escalón más, llegamos al pasotismo. Y en ello estamos, me temo.

Pero ya te digo, sordo, lo que se dice sordo, no. Que quede claro.


Carlos Sánchez Rodríguez

13, septiembre, 2021

sábado, 4 de septiembre de 2021

DESDE EL PRIMER ENCUENTRO ABRAHÁMICO HASTA HOY

En su momento escribí que, del 12 al 15 de febrero de 1987, tuvo lugar en Córdoba (España)un primer Encuentro Abrahámico que invitaba a una toma de conciencia colectiva frente a los riesgos de un suicidio planetario. Ni el positivismo ni el individualismo ni las exigencias de las grandes potencias llevan a la solidaridad y la fraternidad universal, lo que ya entonces provocaba la asfixia del denominado Tercer Mundo y llevaba al fracaso material y moral de Occidente. Se pidió, pues, que se restauraran las instituciones internacionales dentro del espíritu de la solidaridad y de la igualdad con el fin de combatir la realidad estructuralmente injusta. Hoy seguimos en las mismas.

 Hoy, como dice Federico Mayor Zaragoza, con sólo leer los titulares de los periódicos vemos que la situación es extrema. La pandemia, el galopante deterioro ambiental o "ecocidio", la brecha social ampliada,... y además los recientes acontecimientos en Afganistán constituyen un auténtico aldabonazo. Lo primero, pues, tomar conciencia personal y cambiar nosotros mismos. Pero como "ciudadanos del mundo" es necesario compartir, dialogar, levantar la voz, ... y actuar. El gran desafío, efectivamente, es a la vez personal y colectivo. El gran desafío está en la "praxis". Como dijera Ignacio Ellacuría, corresponde a la Humanidad ser sujeto de la realidad histórica, haciendo frente a todas las amenazas globales, anteponiendo la Cultura y la Solidaridad al Neoliberalismo Económico "ultra", y a todo tipo de Dictadura que mantenga situaciones estructuralmente injustas -ya sean locales, nacionales, continentales o globales-.

domingo, 22 de agosto de 2021

VIVENCIAS DE AYER Y DE HOY

En Palos de la Frontera, en La Rábida, con motivo de un Encuentro Iberoamericano, transmití a finales de 1985 unas vivencias a modo de poema, del tenor literal siguiente:

     SOMOS MUCHEDUMBRE

Mira: ahí está la inmensa muchedumbre

     de aquellos que, extirpados de su tierra,

     se quedan huérfanos de vida.


     Bien pudiera la tierra asirnos ya,

     y transformarse y transformarnos

     en la alegría azul de una ventana.


     A la espera de aquello que madure,

     ¡Madre mía!, en tu seno -dorada realidad-,

     percibe ya la paz y la hermosura.


     Campo adelante y bosques de poniente,

     bien podrán los sepultos campesinos

     legitimar sus tumbas y sus cantos.


     Mira: ahí está la inmensa muchedumbre

     de los hombres anónimos, tejiendo su silencio

     en el balcón del mar.


     Pasados los años, hoy, en este fin de semana, dada la durísima realidad del mundo actual, entre el 20 y el 21 de agosto 2021, no he podido sino expresar mis sentires del modo siguiente:


     FRENTE A LA MALDAD

     Somos animales humanos,

     ni dogmáticos,

     ni talibanes,

     ni leguleyos.


     ¡Somos personas!

     ¡Somos!... Y estamos

     en el complejo mundo

     de la Maldad.


     Pero, vayamos por otro camino

     de la Justicia,

     cargados de Amor,

     y ¡de Esperanza!

jueves, 19 de agosto de 2021

ANTE LAS DEVOLUCIONES DE MENORES

POSICIONAMIENTO DE IESMALÁ ANTE EL ASUNTO DE LAS DEVOLUCIONES A MARRUECOS DE MENORES

Agosto de 2021

Como Asociación Independiente sin ánimo de lucro (ONG), IESMALÁ quiere posicionarse explícitamente ante los acontecimientos que han conducido al Gobierno de España y a su Ministerio del Interior así como al de la Ciudad Autónoma de Ceuta, a iniciar un proceso efectivo de devolución a Marruecos de los menores migrantes que llegaron a dicha ciudad en Mayo - cuando el entonces ofendido reino marroquí levantó el control de la frontera- y que se encuentran en los Centros de Acogida de Inmigrantes y de Menores de dicha Ciudad Autónoma Española.

Justificado por un ya viejo acuerdo (2012) con el reino de Marruecos -ahora reutilizado- el Ministerio del Interior de España pretendía ir repatriando a un total de 700 menores en 15 retornos diarios, siendo el reino de Marruecos quien –según la orden ministerial española- se haría cargo de encontrar a sus respectivas familias o de tutelarlos.

Ante tal intento de vulneración de las leyes de protección a la infancia y a la extranjería, desde IESMALÁ queremos mostrar nuestro explícito apoyo a las denuncias de tal medida gubernamental por parte de distintas ONGs y a las peticiones de investigación del Defensor del Pueblo y de la Fiscalía, alineándonos con la posición inequívoca y discrepante con la del Ministerio del Interior de la ministra de Asuntos Sociales del mismo gobierno español de coalición. En función de todo ello, nos congratulamos con la última sentencia judicial que ordena la detención cautelar de tales repatriaciones.

Nuestra pequeña y particular historia de compromiso en tareas y actividades en pro del reconocimiento de la inter y la trans-culturalidad como genuinas cualidades de nuestra cultura mediterránea – Aulas Abiertas, apoyos alimentarios y psicosociales, programas educativos e integradores… (www.iesmalá.org) – nos permite plantear una consideración especial en la comprensión del complejo hecho migratorio en nuestras latitudes.

 Será necesario un esfuerzo conducente a que entendamos que la mediterraneidad es sustancialmente mezcla y que nuestra gran riqueza está en el reconocimiento de la diversidad biológica, territorial y cultural de nuestro mundo. Así responderemos a nuestras verdaderas raíces asentadas secularmente en la convergencia de culturas muy distintas que supieron convivir, en fases inteligentes de nuestra historia, pero que también olvidaron el diálogo y la convivencia en momentos y épocas torpes. Este dialéctico patrimonio está mostrando hoy su cara más torpe, resultando botones de muestra de tales torpezas tanto este fenómeno coyuntural de las repatriaciones de menores como el más estructural –en el que debe enmarcarse el anterior- de nuestras actitudes y comportamientos generalizadamente torpes con los inmigrantes económicos en ámbitos rurales y urbanos.


Por todo lo referido, y en base a las experiencias fronterizas, programas europeos y proyectos sociales efectuados tanto en África como en América Latina, nos reafirmamos en el compromiso de solidaridad internacional, en la Defensa de Los Derechos Humanos, en el Derecho Fundamental europeo de la Justicia, y en la garantía de la legalidad de los menores no acompañados (art. 35, 1-12, de la Ley orgánica 4/2000. De 11 de enero, sobre Derechos y Libertades de los Extranjeros en España y su integración social).